EUlogointia 01

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
X
RizVN Login



Número 247: julio-agosto 2021

El Gobierno de Navarra aprueba el proyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética

 noti-Navarra-Cclimatico

El 1 de septiembre de 2021, el Gobierno de Navarra ha aprobado el proyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética, que aportará un marco normativo, institucional e instrumental para hacer frente a los efectos negativos derivados del cambio climático.

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, ha señalado que esta ley “será la herramienta más importante con la que contará Navarra para encarar los retos climáticos presentes y futuros”.  La ha calificado como “una ley precisa y ambiciosa”, y también como un hito ya que establece medidas concretas que afectan a las administraciones, las empresas y las personas para avanzar en la mitigación de gases de efecto invernadero, la articulación de un nuevo modelo energético en la Comunidad Foral y la adaptación al cambio climático. Además, ha afirmado que “la emergencia climática exige pasos concretos, firmes e inmediatos y ese es el camino que ha iniciado Navarra”.

Las explotaciones agroalimentarias navarras deberán cumplir medidas específicas de adaptación al Cambio Climático

La Ley Foral establece líneas de actuación en el sector primario orientadas a lograr una gestión eficiente de recursos naturales básicos como el agua, el suelo y el aire e impulsa prácticas agrarias que contribuyen a la protección de la biodiversidad, potencian los servicios ecosistémicos y conservan los hábitats y los paisajes. 

Una primera medida se orienta a promover la eficiencia energética y las energías renovables en las explotaciones agrarias y ganaderas:

En 5 años, todas la explotaciones agrícolas y ganaderas con un consumo anual superior a 1.000 kwh deberán implantar energías renovables en sus instalaciones para garantizar que, al menos, el 15% del consumo sea en régimen de autoconsumo.

- A partir de 2030 se prohibirán además los combustibles fósiles en explotaciones agropecuarias de gran tamaño.

Además, entre otras líneas de actuación, se prevé reducir las emisiones de gas metano y de otros gases de efecto invernadero derivados de los purines y otros abonos orgánicos en la agricultura, promoviendo la economía circular; adecuar la dimensión de la cabaña ganadera a la capacidad de carga ambiental del territorio; fomentar la utilización progresiva de fertilizantes de origen orgánico en sustitución de los fertilizantes de síntesis química; reducir la presión sobre los recursos hídricos mediante las modernizaciones de regadíos que comporten un aprovechamiento del agua mejor y más racional, con la máxima eficiencia energética y mediante la implantación de cultivos que actúen como filtros verdes; apoyar e impulsar sistemas de producción agroecológica.

Medidas de diferente calado para fomentar la movilidad sostenible y las energías renovables en todo el territorio navarro

Esta ley recoge medidas de diferente calado y que competen a diferentes áreas como pueden ser: la edificación; el alumbrado público; la movilidad; las energías renovables; el medio natural y la biodiversidad; el entorno urbano o, también, las personas más vulnerables.

Por citar algunos ejemplos, el proyecto de ley incluye que:

-A partir de 2025, el 50% de la energía eléctrica consumida por la Administración Foral, las entidades locales y sus organismos públicos deberá ser certificada como 100% de origen renovable (clasificación A), y a partir de 2030, toda la energía eléctrica consumida deberá ser 100% renovable (clasificación A).

-Todas las entidades locales de más de 1.000 habitantes deberán disponer, en el plazo de dos años, de al menos un punto de recarga eléctrica de 7,4kW, como mínimo, de uso general público por cada mil habitantes que permita la recarga de ciclomotores, bicicletas eléctricas y otros vehículos de movilidad personal.

-Los municipios de más de 5.000 habitantes, individualmente o de forma conjunta con otros municipios colindantes, deberán adoptar planes de movilidad sostenible.

- El Ejecutivo foral impulsará, en colaboración con los municipios, la implantación en territorio navarro de comunidades ciudadanas de energía o comunidades de energía renovable.

-Asimismo, antes del 1 de enero de 2026 el Gobierno foral aprobará un Plan de Rehabilitación de la Vivienda de Navarra para favorecer la calificación energética de los edificios. Y pondrá los medios para que a partir del 1 de enero de 2030 los edificios de vivienda colectiva de Navarra tengan la calificación energética clase “C” o superior.

 

En dos años, el Gobierno de Navarra elaborará una estrategia de transición justa que realice un diagnóstico de los sectores económicos y sociales afectados por la transición energética y establezca medidas para paliar sus efectos negativos. Se van a establecer dos instrumentos de planificación: la Oficina de Cambio Climático de Navarra, como instrumento ejecutivo de las acciones necesarias y el Fondo Climático, como instrumento de cofinanciación de los planes e iniciativas.